© 2019 Concepto Foundation Inc

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
Please reload

Recientes

Voluntarios rescatan el Jardín Botánico con el sudor de su frente

July 13, 2017

1/6
Please reload

Resaltados

Manos venezolanas reconstruyen lo que se llevó el Huracán Irma

September 12, 2018

Hay trabajo para más de cinco años. Hablar inglés abre las puertas a personal de servicios, administración y profesionales, especialmente ingenieros

 

Sergio Gomes Fernandes, se ha transformado en el gran reclutador

 

Sergio Gomes Fernandes estudió Administración de Empresas con Concentración en Mercadeo. Es venezolano de nacimiento, hace 27 años emigró. Primero estuvo en California; hoy vive y trabaja en Puerto Rico en una compañía de Hospedería con negocios en las Islas Vírgenes Británicas, especialmente en la Isla Virgen Gorda.

 

El 6 de septiembre de 2017 cambió su vida y a la larga cambiaría la de un grupo de venezolanos.

 

El Huracán Irma no dejó un techo en buen estado. “Ni los carros que estaban encerrados en depósitos se salvaron”.

 

Evaluando la situación de desastre, Sergio conversaba con la dueña de la empresa cuando ella le preguntó si pdría formar un grupo de obreros especializados  en Venezuela. “La idea me pareció un poco loca, pero quedó ahí, archivada”.

 

-Poco después de esa conversación viajé a Venezuela y quien me buscó al aeropuerto era una persona que había trabajado en un negocio familiar como electricista… A Richard Vivas lo conocía como un electricista de primer orden y la situación de Venezuela lo llevó a trabajar como taxista. En el trayecto del Aeropuerto Internacional de Maiquetía a San Antonio de Los Altos, en el Estado Miranda, él hablaba y yo escuchaba. Me contaba sobre su situación personal y la de su familia. Recordé la pregunta de la dueña de la constructora en Virgen Gorda…

 

El 6 de enero de 2018 llamé por teléfono a Richard y le dije: Necesito personal calificado: albañiles, electricistas, carpinteros, plomeros y tu eres mi única relación en ese sentido con Venezuela y de inmediato lo invité a que se viniera a trabajar. Silencio. Una semana después lo llamé de nuevo y ya tenía un grupo de cinco personas. Le precisé que necesitaba que tuvieran pasaporte al día, antecedentes penales y que debían firmar unos contratos que serían enviados. Afortunadamente yo estaba en posición de negociar por ellos.

 

A los pocos días llegó un segundo grupo. Luego demoramos unos meses para el tercer grupo y luego otro. Para el 10 de septiembre teníamos 26 muchachos y esperábamos otros grupos formados por carpinteros y electricistas.

 

El sábado 8 de septiembre hicimos una “arepada” y coincidencialmente era el Día Mundial de la Arepa. Compartimos con música.

 

Sergio Gomes Fernandes se refiere al grupo de trabajadores como “nuestros muchachos”.

 

-Eventualmente alguno de ellos se me acerca y me plantea situaciones familiares y personales. Hay gente que ya ha comprado casa, comprado carro.

 

-Yo los apoyo en las transacciones y por eso sé que han pagado gastos médicos a familiares. A veces mandan diez, quince, cien dólares y esos montos los reparten entre familiares… Eso dice mucho de la solidaridad del venezolano.

 

-En todas las reuniones les insisto muchachos, tienen que aprender inglés. A sus hijos póngalos a estudiar inglés en Venezuela, un segundo idioma puede cambiar la vida de una persona.

Estos tipos “son unos titanes” trabajan 70, 80 horas a la semana. Y lo que más destaca es la alegría y la pasión que le ponen a lo que hacen. Eso lo ven los jefes y  se refieren a los trabajadores venezolanos como “personas humildes, que sonríen y emocionan”. Yo les traigo Harina Pan desde Puerto Rico, y ellos hacen arepadas e invitan a los jefes, que no están acostumbrados a eso porque uno es inglés, otro es canadiense y los venezolanos se lanzan y el idioma no es una barrera muy grande porque se lanzan aunque estén diciendo una barbaridad. Preguntan cómo se dice esto y cómo se dice aquello. Entonces aprovecho para decirles que tienen que ir al colegio y aprender inglés.

 

Hay trabajo para años

-El trabajo de reconstrucción se puede llevar entre cinco y diez años. Aquí no quedó un techo sano ni un carro con los vidrios completos.

 

-Me siento muy orgulloso porque a los muchachos los han estado evaluando y han salido de lo mejor. Los tienen en dos casas privilegiada. Ellos no lo podían creer, son casas con piscina, frente a una playa espectacular, hay wifi por lo que se pueden comunicar con sus familias. Son villas por las que se pagan 13 mil dólares semanales.

 

-Desde que llegaron están construyendo una escuela y están muy orgullosos porque los jefes dijeron que en esa escuela estaría la bandera de Venezuela. Es una construcción espectacular que comenzaron de cero.

 

¿Y la posibilidad de llevar la familia?

–Muy difícil porque aquí está muy limitada la entrada de personas. Yo he intentado hacer esa gestión pero ha sido difícil porque el huracán afectó toda la infraestructura de hoteles y restaurantes.

-En cuanto a trabajo para mujeres, la gran barrera es el idioma. En estos momentos -septiembre 2018- necesitamos un ingeniero que hable inglés, que se pueda entender en castellano con los obreros y en inglés con los encargados de la compañía. Si es mujer no habría inconveniente. Llegará un momento que necesitaremos personal de oficina y en los hoteles, pero ese personal debe hablar inglés. En la parte de construcción es más llevadero, pero en servicios el idioma es fundamental. Estoy seguro que si los hoteles y restaurantes estuvieran atendidos por gente de Venezuela, otro sería el cantar, por la forma de ser de la venezolana, la sonrisa, la belleza, la cordialidad…

 

Sergio Gomes Fernandes aspira que aumente el número de venezolanos como trabajadores en las Islas Vírgenes Británicas y que los nuevos hoteles y restaurantes sean una posibilidad para la sonrisa y la cordialidad de las venezolanas. Para ese momento, que será más temprano que tarde, recomienda aprender inglés, el pasaporte al día y tener en cuenta el correo electrónico por donde se puede enviar el currículo y el certificado de antecedentes penales: reclutoven@gmail.com El CV y el certificado de antecedentes deben estar en castellano e inglés. Ojo: atención con las traducciones por Google ya que no siempre traduce lo que se desea comunicar. Lo recomendable es que la traducción sea supervisada por alguien que, por lo menos, sepa leer ingles.

 

Fuente: http://somosarepa.com/2018/09/11/manos-venezolanas-reconstruyen-lo-que-se-llevo-el-huracan-irma/

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Archivo